Ir a la Página Principal
       

Ermita de Nuestra Señora de La Antigua




Situada en el cerro que da comienzo a los Montes de Toledo.

Estuvo en un principio bajo la advocación de San Cristóbal hasta que en los inicios del s. XVI pasa a ser morada de Nuestra Señora de la Antigua. Se trata de un edificio de estilo barroco construido con ladridos de era, muros de cal y mampostería. Compuesto de una sola nave rematada en una cúpula en cuyo interior podemos observar pinturas frescas de gran valor artístico, realizada por fueron Isidoro Millas y Manuel Benedito a finales del s.XIX. Los frescos representan las Virtudes Teologales: Fe, Esperanza y Caridad, acompañadas por un coro de ángeles y en la posición del altar, centrada sobre él, se representa la imagen de Ntra. Sra. de la Antigua. Rematan la cúpula cuatro frescos que representan a Jesús, la Virgen María, Sta. Ana (patrona de Mora) y a San Joaquín.

 

La devoción a esta imagen se debe a que fue la única que se salvó del incendio que destruyó el templo parroquial el 23 de abril de 1521, con motivo de la Guerra de las Comunidades, y desde entonces fue renombrada como Nuestra Señora de la Antigua. Tubo otros encuentros con el fuego cuando en la Guerra de la Independencia la Ermita y la talla son incendiadas por el ejercito de Napoleón quedando solo la cabeza de la talla, es la que hoy se conserva a los pies de la imagen que hoy preside la Ermita y que data de 1955.

 

Su fiesta se celebra el primer domingo de septiembre.


Destaca en importancia tanto la época como la obra, los frescos de la cúpula se realizaron en 1898 y sus autores fueron D. Isidoro Millas y Jugo y D. Manuel Benedito (gran exponente internacional de la pintura española del siglo XX, trabajando en el taller del maestro Sorolla); contaban ambos con 23 años y se encontraban en su primera época pictórica. Los frescos representan, frente al altar, sobre el arco del coro, Las Virtudes Telogales: Fe, Esperanza y Caridad, acompañadas por un coro de ángeles con influencias goyescas de los frescos de la Florida y en la posición del altar, centrada sobre él, se representa la imagen de Ntra. Sra. de la Antigua.

Rematan la cúpula cuatro frescos que representan a Jesús, la Virgen María, Sta. Ana (patrona de Mora) y a San Joaquín, que se enriquece el arte con dos retazos por aquellos poetas cantándole a la Virgen: uno de 1927 de Dª Soledad Ruíz de Pombo, soneto de alma moderna y lírica; y el otro de D. Carlos Murciano, estrofa que une los dos sentimientos de Mora, El Olivo y La Antigua.

La imagen de Nuestra Señora, llamada "la Antigua", se debe al ser la única que se libró del incendio que destruyó el templo parroquial el 23 de abril de 1521, con motivo de la Guerra de las Comunidades.
Fue quemada nuevamente por el ejército de Napoleón, librándose del fuego; en éste caso solo la talla de la cabeza, la cual se conserva en una pequeña vitrtina al pie de la imagen actual, que data ésta del año 1955.

Se celebra la fiesta el primer domingo de septiembre, la cual viene precedida por un novenario, en el que morachos y morachas ascienden andando al cerro, antes de las claras del día, que culmina ese domingo con la gran romería y la asistencia masiva de fieles.




Hermitage of “Nuestra Señora de la Antigua”.

 

Baroque style building. In its origins, it was dedicated to the dedication of San Cristóbal. It was known as the hermitage of the shepherds until, at the end of the 16th century, it was renamed Nuestra Señora de la Antigua. The building was of rammed earth and was replaced in the 19th century by an enclosure built of field bricks, with masonry walls. it has a small ship of a cross of Latin topped on the outside with a four-sided shell and covered with Arabic tile. Inside, the dome preserves fresco paintings, of great artistic value, made by painters of the luminous Impressionist trend made by Isidoro Millas Jugo and Manuel Benedito Vives in the nineteenth century.

 

The invocation of Virgen de la Antigua is attributed to what was the most ancient image that remained after the fire of the parish church in 1521. The current size is from the 19th century, as it is said that during the War of Independence the hermitage was left pretty battered by a fire caused by the Napoleonic troop. The image was placed in a baroque altarpiece built and gilded by the assembler Manuel de la Peña in 1621.

 

Currently, the party, together with a pilgrimage, takes place on the first Sunday of the month of September. Such a festivity begins with a novena.

 

Ubicación: Situado en un cerro en la zona norte de la localidad. Se accede a través del carreterín denominado 'de la Antigua' (Prolongación C Canovas del Castillo)



Cómo llegar      
Visítanos también en:
   
Contacte con nosotros en:
Oficina Turismora - Glorieta de Eusebio Mendez - 45400 Mora (Toledo)
+34 925 30 00 25 (Ext.170)
turismo@mora.es